sábado, 16 de abril de 2011

Ojo con los traidores

Hoy en día atestiguamos un ataque a las instituciones educativas emanadas del lopezobradorismo. El IEMS y la UACM. Es muy curioso que :
1.   provengan de gente que no trabaja, aunque vive a expensas de la institución (Raúl Pérez, Esther Orozco).
2.  se den en víspera de elecciones.
3.   sucedan casi simultáneamente.
Nos referiremos al caso de las escuelas de bachillerato, que es el que conocemos. Dañar aquello que dicen defender es más que la diablura de un lidercillo enloquecido: es algo muy grave, pues aunque fuese cierto, el papel de un secretario de sindicato no es desprestigiar a los trabajadores que representa. Pérez no sólo acusa a las autoridades, también a sus agremiados, de ser corruptos al dar calificaciones sin una evaluación objetiva –lo cual ni siquiera se molesta en demostrar.
Cuando infama a la institución, mordiendo la mano de la que come y amén de no tener razón, favorece a los defensores de la reforma educativa implantada a rajatabla en las escuelas públicas. Defiende la perspectiva de sus aliados panistas de patrocinar una educación de baja calidad, además de agobiar a los profesores con colosales cargas de trabajo burocrático que no se paga.
Pongámosle nombre al niño: en el Colegio de Bachilleres, los profesores dan tres horas de clase y sólo les pagan dos; a los nuevos, además, se les dan contratos que impiden la basificación (ya en esto estamos igual) y se les condiciona para que hagan todo tipo de trabajo extraclase (incluso en fin de semana o cuando se le antoje a la autoridad). Además los evalúan gentes de fuera que nada saben de lo que pasa en el salón de clase y además les van a imponer exámenes departamentales, elaborados por un grupo de notables de talante empresarial que van a asegurarse de que la educación sea para la maquila -esta es la educación por competencias y a la que llaman de calidad.
Dime con quién andas y te diré quién eres: Raúl está ideológicamente muy cerca de los panistas, esa bola de mochos analfabetas que como él no tienen ya no digamos calidad moral o los argumentos científicos --ni siquiera racionales-- para argumentar contra el sistema educativo de las prepas lopezobradoristas.
Se ve claro que la campaña es política y que los dirigentes del SUTIEMS, además de charros son panistas. Lo menos que se merecen es una arrastrada en ese debate que nunca aceptaron y ahora piden a gritos. A ver quién les hace caso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada